Transportarte directamente donde se disfrutan las olas, donde se crea la espuma de mar, allí donde en la ciudad empieza y no termina el Surf.

Las paredes, cubiertas de hojas de papel, onduladas y con unas magníficas fotografias, rotas por las olas, conforman un espacio que rompe con todo el entorno del salón.